Mostrando entradas con la etiqueta GSSA. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta GSSA. Mostrar todas las entradas

5.3.21

Primera muerte - Relato incluido en mi nuevo libro "Primera vez"

 



15 de abril de 1980. Quince años. Demasiado pronto. Muy joven. Una injusticia. Pablo se fue, nos dejó.

Mi alma doliente no se acostumbró a tu ausencia hasta un par de años después. Es cruel perder a tu mejor amigo. Nada te prepara para ese dolor, para ese vacío.

Su ilusión fue siempre el afán de superación. Con una cabeza privilegiada, propia de una persona cabal y lógica, nunca se dio por vencido. Su lema personal era: el que la sigue la consigue. Quería llegar a lo más alto en el escultismo, ser nombrado Caballero Scout. Tras pasar todas las pruebas de habilidad y conocimiento necesarias se preparó de manera concienzuda para la última, una marcha en solitario durante veinticuatro horas por la Sierra de Ávila.

Navaluenga fue tu final, Pablo. Esa prueba de supervivencia resultó ser demasiado para ti, un mal paso con tu visión limitada, el pasto alto y resbaladizo. Mala suerte.

Más de doscientas personas salieron a buscarte en el momento en que los responsables del Grupo Scout dieron la voz de alarma por tu desaparición. Un helicóptero del Servicio Aéreo de Rescate (SAR) y varios coches de la Guardia Civil apoyaron las labores de búsqueda. Tardaron varios días en encontrarte. Una espesa niebla, en el inicio de la primavera en la Sierra de Gredos, dificultó la posibilidad del rescate.

Pasaste de ser mi amigo a un foco mediático. Hijo de un conocido diputado, tu desaparición disparó el interés de los medios. Un periodista me localizó preguntando por el barrio, todos sabían que éramos... que somos amigos. Me preguntaste, me pediste unas fotos prestadas: «Mañana te las devuelvo», me dijiste. Me las robaste, nunca las recuperé, no me quedaron fotos contigo, solo una en grupo y de lejos. Periodista ladrón, en ningún momento pensaste en mis sentimientos, solo en tu noticia, en tu interés. Ladrón, me robaste mis fotos. Los negativos, debido al desorden que me invadió durante unos meses, se perdieron.

Mi colegio, un gran colegio, muy lleno de niños, todos varones en aquellas fechas, con siete clases por curso, se me hizo muy grande. Recibí el pésame de muchos compañeros y profesores, alguno hasta se preocupó por mí durante un par de semanas. Mi temperamento frío y distante, herencia familiar, aisló el dolor en una cápsula dentro de mi corazón, no permití que los demás pudieran entrever una debilidad en mí.

A las pocas semanas, la vida seguía, ya se había olvidado. Mi dolor se quedó. Alguna noche lloré en silencio recordándote, amigo del alma. Me reproché alguna discusión sin importancia que recordaba, algún accidente. Con el tiempo también recordé los buenos momentos, las excursiones, las noches compartidas al calor de una buena hoguera. Pablo, tú me hacías fuerte, eras mi apoyo visible, nos necesitábamos, nos compenetrábamos.

Nació el Buitre, te ganaste el mote por tu forma de sentarte, siempre con una rodilla a la altura de la cabeza.

Me tuve que hacer fuerte solo, ya no estabas a mi lado. Hay otros amigos y vinieron más. Algunos de ellos, comunes contigo, los mantengo, un milagro tras cuarenta años. Han pasado muchos años y te sigo echando de menos.

El mundo perdió a una buena persona que nos habría ayudado a todos a mejorarlo.

Pablo, el Buitre, no te olvido.