10.7.21

Maruja




Maruja - Llama en voz alta, con los mismos decibelios y entonación que ha utilizado durante los últimos treinta años - Maruja - repite impaciente.

Juan termina por levantarse con movimientos perezosos y se dirige a la cocina, tiene hambre, están a punto de terminar las noticias y su estómago le recuerda que cenar es una buena idea. Se asoma a la cocina, no hay nadie. Mira con curiosidad sin atreverse a entrar en una de las dependencias que nunca pisa, es territorio extraño. Todo está limpio y perfectamente ordenado, hoy no se ha cocinado. Al final traspasa el umbral de la puerta en dirección a la nevera, quedan dos cervezas de botella, abre una de ellas y va apurando en largos buches su contenido frío y apetecible mientras recorre la casa buscando a su compañera. 

¿Maruja? Se arrepiente de haber comprado una casa tan grande, la botella vacía de cerveza descansa en el primer escalón, sabe que alguien se encargará de ella, todo lo que existe en esta casa se ordena solo.

En el piso superior tampoco, ¿Dónde se habrá metido esta mujer? No recuerda que le hubiera avisado que tenía previsto ir de visita o que hubiera quedado con sus amigas. 

Vibra su reloj de muñeca, un aviso de calendario, faltan quince minutos para el inicio del partido. Baja al salón, pasando por la nevera. Mientras se aprovisiona siguiendo su dieta preferida, le devuelve el cristal de la puerta de la terraza su imagen. Rubio con el pelo rizado, a juego con su ojos verdes, cuerpo ancho y descuidado. El gran danés le apodaron en el colegio muy acertadamente. Termina de preparar su cena: Patatas fritas, chorizo, queso y una bolsa de torreznos, descorcha una botella de tinto de Rivera del Duero. Se ayuda de una bandeja para cenar frugalmente en su sillón preferido. Sintoniza el canal justo a tiempo para ver las alineaciones. La final de la copa tiene fama de ser el partido más emocionante del año. 

Vamos, vamos 

Grita como un aficionado más justo en el momento que suena el himno español. Juan se levanta con dificultad en señal de respeto, incluso sube el volumen con intención de molestar a su vecino de al lado, un pirado independentista que no razona y se cree la ensoñación esa con la que les tienen anestesiados para evitar que se subleven por los deficientes servicios prestados por el gobierno. Mucho hablar de independencia y en la calle no hay nadie, seguro que muchos verán el partido con el volumen muy bajo para evitar que la policía política que tienen en cada barrio les etiquete como un facha. A Juan le importa una mierda lo que piensen sus vecinos, él nació en Cuenca y se siente español, muy español y nadie le va a obligar a renegar de su tierra, de su habla y de su sentimiento nacional.

Sus ciento diez kilos de humanidad se acomodan en su sillón, atacando con rapidez el menú “mediterráneo” que se ha preparado. 

Su equipo pierde el partido ofreciendo una imagen lamentable, a su pesar tendrá que soportar las bromitas de los pesados de turno en la oficina. - A ver quién aguanta mañana a Jordi - se dice. El prototipo de compañero de trabajo que solo se digna a hablar contigo cuando pierde tu equipo. Si ocurre alguna de las otras opciones, empatar o ganar, Jordi desaparece de tu vista durante días. 

- Joder, las once y media y esta mujer no aparece - piensa. Repasa su móvil, sin mensajes ni llamadas.

Baja el volumen del televisor mientras recorre con el mando a distancia uno a uno todos los canales buscando algo que le llame la atención. 

Papá, papá, despierta, son las nueve de la mañana

 Siente que le zarandean con fuerza mientras él sigue resistiéndose a abrir sus ojos

- Te has vuelto a quedar dormido en el sillón, verás ahora tu espalda - le regaña

Juan, por fin abre los ojos, necesita un café bien cargado

Hola princesa ¿Qué haces aquí? 

Su hija del alma, la alegría de su vida. Pequeñita, pelo lacio negro azabache, ojos rasgados marrones, delgada, ágil y sonriente. La filipina para el barrio 

Habíamos quedado en que pasaba a recogerte a esta hora. Hoy es la fiesta de cumpleaños de tu nieta

Antes de despertarle, ordena un poco el desastre de la bandeja de la cena. Lo poco que ha sobrado no se puede guardar en la nevera tras tantas horas sin refrigerar. Limpia los baños y airea las habitaciones. Le da una vuelta a la casa.

¿Y tu madre? Anoche salió y me dormí antes de que regresara - Repasa con la mirada, buscando a su Maruja. 

Su mujer de toda la vida, triste y amargada. Castaña de pelo rizado, Cuerpo de pueblo, culo grande fofo, muslos anchos, piernas cortas, escaso pecho, ojos oscuros, siempre vestida de luto sin necesidad. El as de picas de la baraja.

¿No te acuerdas, papá? Se marchó el mes pasado. No va a volver.

Los ojos de Juan giran perdidos con la mirada ausente. Algo recuerda, sí. Se fue sin decir nada. Se fue harta, en silencio y sin portazo. Se cansó Maruja de todo, de preparar su comida, de aguantar su tonito, de su falta de sensibilidad, de su desorden, su egoísmo y de treinta años tirados a la basura por una mala decisión, tapar un embarazo no deseado con un tonto a quien colocárselo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comparte tus sensaciones y emociones. Gracias