Mostrando entradas con la etiqueta Un mundo nuevo. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Un mundo nuevo. Mostrar todas las entradas

14.6.20

Un nuevo mundo. Capítulo 12

El Coronel Petrov termina de repasar sus apuntes antes de partir hacia el Kremlim a primera hora del lunes, en la noche del domingo contactó con el General Volkov tras recibir los informes de sus agentes en Wuhan. Han contrastado la información por varias fuentes incluso la propia Olga Mamayev gracias a su identidad como la periodista Esther había podido hablar con tres medios chinos de comunicación. La noticia es cierta, una doctora del hospital de Wuhan ha sido sancionada y apartada del servicio tras anunciar que se estaban enfrentando a varios casos de neumonía provocados por un nuevo virus hasta ahora no conocido.Un coronavirus. Cifran el número de enfermos en varios centenares y con un índice de contagios muy acelerado. Un coche oficial le espera en la puerta para dirigirle directamente al despacho oficial del Secretario General. Vasili Ivanov le espera a las ocho y media en su despacho, en el mismo Kremlim coincide con el General Volkov. 
Buenos días Alexander 
Buenos días mi General 
Parece que nuestro plan empieza a dar sus frutos 
Me han actualizado datos esta mañana, parece que el número de enfermos se acerca al millar, China no tiene bien dotados sus hospitales, les faltan medios de protección y no encuentran la cura eficaz, van dando palos de ciego 
En gobierno chino no ha realizado ningún comunicado 
Su censura funciona con eficacia 
A diferencia de nuestra madre Rusia que con los años, hemos perdido eficacia en el control de las publicaciones
Nos hacen una señal, es nuestro turno para ver a Ivanov. 
Ambos se dirigen con paso firme y coordinado hacia el despacho presidencial. 
Camarada Vasili, habla el General, el plan avanza más rápido de lo que habíamos previsto. Nos confirman brotes de epidemia en Wuhan a niveles crecientes. Calculan nuestros matemáticos que en menos de quince días, tendrán una catástrofe sanitaria 
Catástrofe que taparán a ojos del mundo 
- De hecho ya han empezado, han silenciado a los médicos que han alertado a facultativos de todo el mundo, incluso han informado extraoficialmente a la OMS sin pasar por el gobierno chino 
A alguno le va a salir caro 
Tendremos que ser nosotros los que ventilemos su crisis de manera conveniente. 
Está previsto camarada Presidente, informa el Coronel, nuestro agente Olga Mamayev mantiene su cobertura como Esther Katz corresponsal israelí en China. Nada mejor que Israel para iniciar las noticias 
Excelente trabajo. ¿Respecto a la segunda parte del plan, qué me podéis decir? 
El agente está organizando el trabajo, en un par de semanas podrá ejecutar el plan 
Esperaremos, ahora lo importante es quebrar la imagen internacional de China. 
Ambos militares abandonan el despacho presidencial. Alexander Petrov sigue pensativo, el plan que afecta al agente Iván está muy verde y no le gustaría comprometer a su agente para evitar que le relacionen con Rusia, hablará con él directamente. Sabe que Olga le presiona para que sea en cuatro días. No quiere errores por precipitación. Le gusta pulsar la voluntad y el estado de ánimo de su equipo directamente, sin los filtros edulcorados de los responsables. 
Cada uno sube a su coche oficial y se pierden en el tráfico de la mañana en Moscú.  


Xiao Pi escucha preocupado las noticias que le llegan de Wuhan, nada menos que tres mil seiscientos nuevos enfermos en el día anterior, documentados por ingreso en hospitales, se desconoce el número de enfermos que están en sus casas. 
Estamos ante una epidemia que avanza de manera exponencial, expone el Ministro de Sanidad
¿Sabemos qué enfermedad es? Y ¿Su origen?, Xiao Pi se muestra preocupado
Solo especulaciones, varios médicos han comentado que se trata de un nuevo virus de la familia de corona. Es similar al SARS que nos asoló en 2002 y 2003. Parece que su velocidad de transmisión y su capacidad para extenderse son más altas en esta nueva versión vírica. 
¿Qué propone tu departamento? 
Aislar la población de Wuhan 
Hágase. Comunica con el Ministro de Información para reducir el impacto internacional.  


Iván recibe una llamada en su teléfono, es algo extraño, pues ese número solo lo conoce su responsable, Olga. Entra como número oculto. Duda si aceptar la llamada, le es muy extraño todo. Decide descolgar sin hablar para cerciorarse si puede ser el Ministerio de Seguridad del Estado (MSS) chino, en caso de que le tengan localizado debe desaparecer en minutos. Desliza el dedo hacia el botón verde de su pantalla y queda en silencio 
Al habla el Coronel Petrov, buenos días Iván. Esta llamada está cifrada y no puede interceptarse
¿Coronel? ¿En qué puedo ayudarle? 
Estoy informado que tu carrera se inicia en cuatro días ¿Tienes el entrenamiento necesario a punto? ¿Necesitarías más tiempo?¿Cómo te encuentras de seguro para realizar la carrera? 
No esperaba su llamada, mi Coronel. Estoy bien, de verdad. La carrera es muy complicada me estoy encontrando muchas dificultades que debo solventar 
No tenemos excesiva prisa, no podemos permitirnos fallos ¿lo sabes, verdad? 
Soy el primer interesado que salga todo bien 
Por supuesto, ¿realmente y dime la verdad, estarías más cómodo con unos días más para prepararte? 
Prefiero trabajar con tensión, me quedo con los cuatro días 
Si te lo piensas mejor, no dudes en comunicar con tu responsable que necesitas algún día más para controlar todos los riesgos 
A la orden 
Suerte Iván. 
Perplejo mira la pantalla de su teléfono, no se esperaba que le llamara directamente el número uno de la agencia. Está claro que esta misión es muy importante, sopesará sus posibilidades reales 

Tom Richardson ha terminado su reunión con los responsables de las áreas rusas y chinas, sobre la mesa infinidad de suposiciones, casos probables sin mucha información. Su sensación es que América se encuentra en inferioridad de información con China. Sus agentes en China no son de primera línea y tampoco se encuentran cerca de puestos clave, juegan con suposiciones más que con hechos. Es tarde para lamentarse y no tiene tiempo para reorganizar estos departamentos. Pide que le den acceso directo al mejor agente de inteligencia en China. Esa llamada será efectiva en un par de horas, mientras tanto repasa los informes que le han entregado llenos de suposiciones e imaginaciones.  Con este montón de papeles no puede ir a ver a Marllow, reconoce que la agencia mejor dotada del planeta no dispone de información veraz del gigante asiático. El responsable del área de Rusia, tampoco le puede confirmar comunicaciones entre Moscú y agentes en China. Un simple papel, sin asociar a ningún informe, llama su atención en su mesa desordenada. Un papel sin grapa y sin perforación para anilla, de un blanco perfecto, con una marca de haber sido apretada con fuerza en un extremo. Toma la hoja que le ha llamado la atención. Es un aviso de comunicación cifrada y oculta entre Moscú, probablemente en despacho de Petrov y un lugar céntrico en Beijing. Dos minutos entre número ocultos y sin identificar. Curioso. Solicita las coordenadas más probables del receptor de la llamada.

31.5.20

Un mundo nuevo. Capítulo 11




Tom Richardson tamborillea rítmicamente la pared con sus dedos de la mano derecha, desde el meñique hasta el pulgar, con ritmo cadencioso. Un gesto de impaciencia que no pasa desapercibido por Susan. Tom es un excelente profesional de los Servicios de Inteligencia, su ideario político más cercano a los demócratas no le impide trabajar sirviendo a su país y a su Presidente, aunque este sea Marllow. Sinceramente no le cae bien, le considera un charlatán poco preparado con modales chabacanos impropios a los que considera que deben ser apropiados para representar a todos los americanos. Le reconoce sus éxitos en la defensa de la economía de la primera potencia gracias a su capacidad de negociación y de sacar de su situación de comodidad a cada interlocutor. Situación que sabe aprovechar para ganar ventaja en cada negociación. El papel de Tom y los Servicios Secretos es fundamental para conseguirle información utilizada con habilidad por John en cada encuentro internacional. Desconoce para qué le ha llamado el Presidente, con tanta premura, sabiendo que estuvieron ayer reunidos. Susan le hace un gesto afirmativo, puede pasar al despacho oval. 
- Tom, saluda John acercándose a él afectuosamente.  
Richardson acostumbrado a sus saludos más fríos, acentúa sus sensores de defensa. Intuye que le va a pedir algo diferente y complicado. 
John Marllow le indica con el gesto que prefiere hacer la reunión en los sofás del centro de la estancia. Una vez sentados ambos cada uno en un sofá, enfrentados sin mobiliario entre ambos, el Presidente adopta una postura de cercanía, sentándose en el borde del asiento e inclinando su cuerpo hacia el jefe de los espías, su lenguaje corporal indica cercanía, importancia y confidencialidad. 
- Tom, gracias por venir tan rápido, ha surgido una oportunidad para nuestro país, me gusta contar con tu acertado criterio para valorar todas las posibilidades. 
- Haré lo que pueda, John 
- Ayer comentamos los movimientos de tropas del ejército chino, cómo nos ha sorprendido la capacidad china de mimetizar y ocultar de tantos miles de soldados y de equipos. Esta mañana a primera hora me ha llamado Ivanov para ofrecerme una colaboración entre ambas naciones para defendernos, coordinar sabotajes con el fin de reducir el poderío militar chino. Me propone informarnos al nivel personal entre Presidentes de todas las acciones que realicemos en China buscando realizar operaciones complementarias. 
Tom mantiene la mirada fija en su Presidente con el brillo lejano, está pensando, valorando. John le conoce, le permite analizar y valorar todos los aspectos, es por ello por lo que le es de tanta utilidad. Su cerebro analítico y lejos de los filtros de ideología es precisamente lo que más valora John de su colaborador. 
- John, evitaría fiarme de Ivanov. Ya nos ha demostrado en numerosas ocasiones que es poco de fiar. Le recomiendo no transparentar acciones realizadas en China. Respecto al movimiento de tropas, ya estamos trabajando en el terreno con nuestros agentes, en el momento en que tengamos datos concretos se los haremos llegar. Puedo entender la preocupación de Ivanov tras el ascenso a la vicepresidencia de Li Nao, ferviente y reconocido belicista quien de iniciar un conflicto comenzaría con Rusia con quien comparte miles de kilómetros de frontera. 
- Nuestros agentes en China ¿a qué se están dedicando? 
- Tenemos equipos de información básicamente. Nos facilitan movimientos, estrategia tanto militar, como política y empresarial. Nos anticiparon de situaciones comprometidas con el plagio de nuestro avión de combate, de su versión casi idéntica del iphone y de los movimientos de oposición política en Hong Kong. Disponemos también de un equipo operativo dormido y de otro, vigilado por los Servicios Secretos chinos, en la embajada. Mucho menos de lo que tenemos en Rusia o en cualquier otro país. Estamos en situación de inferioridad. 
- Si tú fueras Ivanov, ¿Cuáles piensas que serán sus primeros pasos?
- Eliminar a Li Nao y echarnos la culpa a nosotros. Enredar con los manifestantes de Hong Kong y sabotear sus satélites de comunicaciones. 
- Sin duda, tienes razón 
- Y ¿Cómo reaccionará Xiao Pi si matan a su Vicepresidente? 
- No me sorprendería que Xiao Pi haya ascendido a Li Nao con el único objetivo que eliminar su influencia. Aparentemente se mostrará enfadado, en realidad estará encantado de no tener que compartir poder con una estrella emergente que en pocos meses le quitarían de en medio. 
- Avisar a los chinos de nuestras sospechas no parece lo más aconsejable, aunque sí deberíamos asegurarnos que una vez actúe Rusia todos los indicios apunten claramente a Moscú. 
- Ya tienes encargo para tu Agencia, debemos localizar y vigilar a los agentes rusos en china para asegurarnos poder dejar evidencias claras que se trata de un ataque ruso. 
- Imagino que los agentes de Ivanov fabricarán un relato con pruebas para incriminar a América 
- Razón de más para anticiparnos 
- Me pongo en marcha, ¿ordena algo más? 
- Espera, no te vayas. ¿Cómo lo hará Rusia?¿Cómo matarán a Li Nao?
- Lo tengo que pensar, lo más probable será simular un accidente, debo analizarlo con mis expertos en Rusia y en China. Cuando tengamos una hipótesis, se la hago llegar 
- Gracias por todo Tom y por venir tan rápido. 

Tom sale de la Casa Blanca en su coche oficial, se mantiene pensativo, su mirada perdida analiza la conversación mantenida con su Presidente. Olor a crisis mundial, peligro de guerra, China ha entrado en el corral como el tercer gallito, muchos gallos para tan pocas gallinas. Toca prepararse para la guerra para evitar el conflicto. Convoca desde su smartphone una conferencia para media hora más tarde con los responsables de Rusia y China. Avisa también el jefe de operaciones de la Agencia. El encargo es complejo, difícil y en un país donde no es fácil pasar desapercibido, los chinos se fijan mucho en sus vecinos. El tráfico en el centro de la capital le permite llegar al edificio principal de la Agencia en menos tiempo de lo acostumbrado. Tiene quince minutos, antes del inicio de la conferencia, para centrar sus ideas. 

Iván ha conseguido una pequeña furgoneta con el cajón cerrado y rotulado igual que las utilizadas por la compañía eléctrica. Observó que es bastante habitual que esas furgonetas permanezcan en el mismo sitio estacionadas durante un par de semanas, tiempo suficiente para darle cobertura. La tiene a ciento cincuenta metros de la residencia oficinal de Li Nao, le permite realizar un seguimiento de la vida en el barrio y de las costumbres del Vicepresidente. Es hombre muy regular en sus rutinas, propio de su condición militar. A la misma hora sale de su domicilio para dirigirse a Palacio, le espera siempre el mismo coche oficial conducido por el mismo soldado, aparentemente no cuenta con escolta. Sin embargo, dispone de vigilancia de protección, reconoce a un jardinero y a un conserje que todos los días franquean la calle en cada extremo, sus complexiones físicas y sus posturas le dicen a Iván que se trata de soldados entrenados. Sin embargo, en el trayecto hasta el palacio no ha podido localizar ningún refuerzo similar. A las seis de la tarde regresa puntual el Vicepresidente en el mismo coche con la misma compañía, en ese momento no se divisa al jardinero, el conserje curiosea por la calle desde unos minutos antes. Un soldado armado con un subfusil le recibe en la puerta de su domicilio. Tiene seguridad en el edificio. Analizará el trayecto del coche oficial para detectar puntos débiles en su seguridad. Tras una larga semana en el interior de la furgoneta, decide salir a estirar las piernas, vestido con un mono de trabajo de la compañía de electricidad, recorre un centenar de metros en dirección contraria a la vivienda vigilada. No ve nada extraordinario. Regresa a la furgoneta, se sienta en el sillón del volante y marcha para buscar un nuevo aparcamiento para continuar la vigilancia del trayecto diario de su objetivo. Cada noche a las ocho envía por mensajería del teléfono su informe diario explicando a Olga mediante fotos actuales que sigue con su trabajo. El día que tenga previsto actuar se lo notificará enviando un vídeo de tantos como circulan en las redes sociales. 

Ira y Yuri han sido destinados por Olga a la ciudad de Wuhan, ambos mantienen su imagen de matrimonio joven sin hijos. Les formaron como enfermeros en la academia militar, les han dado títulos oficiales chinos de enfermería y con ellos tienen nuevo empleo en el hospital general de Wuhan. Su labor en informar de la evolución de una nueva enfermedad, desconocen de qué se trata y sus síntomas. Durante su primera semana en el hospital se hacen conocer y se relacionan con sus nuevos compañeros de igual manera que haría un nuevo al entrar a trabajar en un nuevo centro. Similar a Iván, envían diariamente a Olga una foto por el WeChat, el Whatsapp chino. El día que evidencien noticias, deben enviar un vídeo que será la señal para que Olga se ponga en contacto con ellos.  


Adolfo regresa a su tienda con paso lento, saboreando cada bocanada de la fría mañana, sin parar de sonreír, saluda a varios vecinos con los que se cruza, les conoce a casi todos según la fecha y su costumbre compran alguna de las flores propias de la celebración. Rosas el Día de la Madre y en San Valentín, ramos variados los mismos días y en el último miércoles de cada mes, día de la ofrenda a la Virgen del barrio, muchos crisantemos el primero de noviembre y eso que la costumbre se ha ido relajando cambiando estos por claveles, más variados y más económicos. Siente un cosquilleo cada vez que ve a Laura que le invita a repetir, la ha ofrecido comer juntos al mediodía, será mañana porque hoy tiene comité y parece algo importante. Observa en la puerta de la tienda a Juan Pedro su becario de Fundación Oxiria, pobre chico, le está esperando pacientemente. 
- Buenos días Juan Pedro. Al chico le gusta que le llamen por su nombre completo, nada de Juan a secas, ni JuanPe, ni nada por el estilo. 
- Pensé que estabas enfermo y no ibas a venir. Te he llamado a tu teléfono y no me has contestado. 
Revisa su móvil y asiente con la cabeza. 
- Disculpa, no lo he oído, vengo del banco y me he entretenido un poco. Vamos a abrir y a preparar la tienda que hoy es día grande con la Virgen.  


El coronel Alexander Petrov localiza a Olga, quiere hablar con ella, el General Volkov les está apremiando, considera que los preparativos para la operación se están demorando en demasía. Quiere resultados pronto. La desaparición de las tropas chinas ha puesto muy nerviosos a los mandos militares rusos. Nadie se explica cómo pueden desaparecer trescientos mil soldados y todo su armamento. No consiguen localizar las tropas, ni interceptar comunicaciones militares, los satélites militares rusos, un tanto desfasados, no les facilitan imágenes concluyentes. 
- Esther. Mantiene su tapadera de periodista israelita, ¿cómo está tu primo?¿Se encuentra bien tu tío, cómo va de su enfermedad? 
- Está cuidando de su padre, se teme lo peor en unos días 
- Espero que se alivie cuanto antes y deje de sufrir
- Hace lo que puede por darle calidad de vida extremando sus cuidados 
- Deseo que sea rápido por el bien de todos. 
Luego cambian de conversación sobre aspectos periodísticos con tal de mantener la cobertura de su agente. Olga entiende el mensaje y envía un mensaje por WeChat a Iván, la imagen de un chico corriendo. Es suficiente. En segundos recibe la respuesta. “La carrera será en 4 días”

25.5.20

Un mundo nuevo. Capítulo 10



Ivanov descuelga su teléfono seguro, mantiene el color rojo elegido por los mandatarios de la extinta Unión soviética. Sobresale entre el resto de aparatos de comunicación. Pulsa la tecla 1 tres veces y espera con paciencia mientras repasa en su reloj de muñeca la hora local, las cuatro de la tarde en Washington son las nueve de la mañana. Conoce la rutina de su homólogo americano. A las ocho y media trabaja en el despacho, sus fuentes le han confirmado que tiene la agenda apretada desde las once de la mañana, ahora está libre de compromisos. Tres tonos después, Marllow descuelga animoso. 
Buenos días, Vasili, buenas tardes para ti  
Buenos días John, espero no molestarte  
Sabes tan bien como yo que hoy tengo una mañana tranquila.  
Desconozco el significado de esa palabra, tranquila. Nunca he experimentado esa sensación, debe ser desconcertante no preocuparse por nada ni tener que tomar decisiones 
Te noto muy filósofo esta mañana, ¿En qué puedo ayudarte? 
No te llamo para solicitar ayuda, te llamo para proponerte una alianza - ¿Alianza? 
Sí. Creo que a ambas naciones les interesa que seamos socios 
Venga, dispara 
¿Cómo interpretas la desaparición de divisiones enteras que se mantenían cerca de la frontera con Rusia? 
Desconcertante, al menos 
Desde Rusia llevamos mucho tiempo vigilando sus movimientos en la frontera, en ocasiones hemos llegado a pensar en intervenir en legítima defensa ante la amenaza más que evidente de su disposición a lo largo de la frontera. 
Me imagino. Hemos seguido los acontecimientos, seguramente con menos interés que vosotros y también nos ha sorprendido tanto movimiento de tropas en la frontera como la desaparición de esas divisiones con todo su armamento. ¿Qué propones? 
Compartir información e interferir en China de manera coordinada, combinada o complementaria, igual me da. Con el fin de neutralizar la amenaza. 
Parece que la amenaza más real es contra Rusia 
En un primer momento, sin duda. Coincidimos que los chinos son insaciables 
Coordinar esfuerzos nos cuesta demasiado y debemos dar muchas explicaciones, recuerda el ejemplo de Siria. Propongo realizar acciones desestabilizadores que se complementen. De esta manera, actuaremos dentro de nuestras habituales toma de decisiones. En apariencia se tratan de acciones sin relación alguna y siguiendo patrones de intereses patrios individuales. Deberíamos ponernos ambos en común las acciones una vez al mes para valorar la escalada o no de acontecimientos 
Brillante, John, así lo haremos.
Tras colgar, Vasili no puede evitar sentir un frío descendente por su espalda. La coordinación mutua depende mucho de la capacidad de apertura de información que demuestre cada líder. Sabe que la franqueza no es el fuerte de John Marllow. Y de él, tampoco. En el fondo, hagan lo que hagan ambos, molestarán y mantendrán ocupados a los chinos. En el fondo es el objetivo, obligar a China a dedicar recursos y tiempo para defenderse es un manera de retrasar su expansión. 

John Marllow cuelga el teléfono y se mantiene pensativo, aparentemente Rusia teme a China. Eso bien llevado puede ser una oportunidad para América. Sus más serios rivales enzarzados entre ellos. Hablará con la Agencia, una idea empieza a alimentarse en su cerebro. Anota unas breves notas de la conversación entablada con el dirigente ruso, sin conclusiones ni ideas adicionales. Solo escribe los hechos como lo haría un historiador, evitando dejarse influir por el ambiente. 
Aprieta el interfono para solicitar la presencia de Susan, comprueba por su reloj que tiene media hora antes que la agenda decida su día. 
Hola Susan, ponme con Tom Richardson quiero hablar con él en privado en un hueco que me fabriques hoy 
Estuvo ayer aquí 
Lo sé, los temas que tenemos que tratar no se despachan por teléfono, que venga. ¿A qué hora le decimos? 
A las 13:30 decide Susan tras consultar la agenda presidencial, tenemos quince minutos antes de prepararnos para la comida con veteranos de guerra 
¿Veteranos?¿De qué guerra? 
Me temo que de todas. Son diecisiete veteranos. Solo será un pequeño discurso, un brindis y un par de fotos. Media hora, cuarenta minutos. Después le preparamos la comida en su residencia 
Bien, avisa a la primera dama 
Está avisada 
¡Qué grande es! 

Susan lleva tantos años al servicio del Presidente que conoce el significado de tan buen humor en John. En el fondo lo que peor lleva es la distancia física de su Molly. Cada reencuentro es un bálsamo para John y para el mundo, de manera indirecta. Después de cada contacto matrimonial, las decisiones de Marllow son más pausadas, lógicas y certeras. Hoy va a ser un buen día para América.  

Laura termina la reunión a primera hora de la mañana con sus compañeros de sucursal, descubre en la puerta esperando a que sea la hora de abrir el servicio a Adolfo que la sonríe desde la calle esperando un poco de compasión para dejarle pasar sin esperar los cinco minutos que faltan para la hora establecida. Laura consulta a sus compañeros y la situación de seguridad de la caja con el dinero ya guardado en los servidores y en el cajero automático. Se dirige a la puerta y deja pasar a Adolfo. De manera muy profesional le guía hasta el despacho, una vez dentro y lejos de las miradas del resto, le saluda con un par de besos. 
¡Qué madrugador! ¿Necesitas algo? 
He venido para firmar los contratos de los que me hablaste 
De acuerdo, siéntate mientras los imprimo. Tengo un buen recuerdo de la cena en casa de Ana. No sabía que sois familia. Me lo pasé muy bien 
Y yo, estuvimos hablando toda la noche, dejamos un poco de lado a los demás, no sé si fuimos descorteses y tu marido ¿no se enfadó? 
No es mi marido y no tiene por qué molestarse, ni se enteró
Mientras la impresora va expulsando con ritmo cadencioso las numerosas hojas de los contratos, Adolfo le recuerda a Laura la posibilidad de asistir al partido del sábado frente al Valencia 
Me encantaría, claro que sí. Yo llevo los bocatas 
De acuerdo, ¿Cómo quedamos? 
- Ya hablamos esta semana. ¿Dónde vives tú? 
A cinco minutos andando de aquí, este es mi barrio 
¿Y como vas habitualmente al Metropolitano? 
En metro, es lo más cómodo 
Si te parece, podemos quedar aquí en el metro, yo aparco en mi plaza del trabajo y vamos juntos 
Perfecto, así continuamos la conversación 
Vale, mira ya están todos los contratos con la oferta reflejada. Firma aquí y aquí. ¿No los lees? 
Ya he leído la sinceridad en tus ojos, eres de fiar, no necesito leer tanto papel para que me diga que yo me obligo y el banco me puede. 
Tras la marcha de Adolfo, no puede evitar sonreír al notar que su olor se queda en la mano y en la cara tras los besos en las mejillas. Ay, ay, ay, Laurita, que te gusta el florista.  

16.5.20

Un mundo nuevo. Capítulo 9

Capítulo 9
John Marllow se despereza sentado en el borde derecho de su enorme cama presidencial, en el otro extremo de la almohada descansa gracias a las píldoras, Molly, quien regresó a la residencia oficial el día anterior para una breve época de convivencia. Coincidieron a la hora de acostarse tras una cena en la intimidad. Un lujo escaso que ambos supieron disfrutar. Compartir lecho, abrazarse en la posición de la cucharita, embriagarse con el perfume de su pelo cerca de su cara, el calor de sus cuerpos que se reconocen tras el alejamiento, un cóctel de emociones y sensaciones que les llevó a otra época sin poder y con más tiempo para trabajar para la familia. Sus cuerpos se reencuentran, sin necesitad de hablar, ni tan siquiera de mirarse a los ojos, sus pieles al rozar construyen su realidad, su reencuentro, su reconciliación tras semanas de alejamiento y poca comunicación. Las pieles de ambos siempre se entendieron, ese roce es el origen de su unión. 
Se conocieron en la universidad y tras una noche loca, sin recordar muy bien cómo, terminaron compartiendo lecho, a Molly no le atraía especialmente John, era un chico simpático y emprendedor, amable con ella y aún así no le atraía físicamente, sus gustos naturales la hacía sentirse atraída por los morenos y John era demasiado blanco. Esa noche compartida supuso el inicio de una vida, no la entró por los ojos, ni por el oído, fue la suavidad de su piel y cómo se compenetraba con la suya lo que la convenció. Sus pieles se necesitan y se atraen. Ambos tactos decidieron. 
Esta noche ha ocurrido lo mismo, ambos son conscientes de que su comunicación fundamental no es la verbal ni la visual, necesitan tocarse. Anoche se tocaron y volvieron a unirse. Con mucho cuidado para evitar despertar a Molly, John sale del dormitorio dispuesto a ducharse en otro baño, tiene una mañana de esas que la pereza es tu peor enemigo. Reunión tras reunión. Un día de despacho, lo que más aborrece de su cargo, la esclavitud a la mesa presidencial. 
Su primera reunión con el Director del Servicio Secreto, un funcionario correcto, perfectamente vestido con un traje de sastre inmaculado de lana fresca con seda. Elegante y eficaz, se fía mucho del criterio de su jefe de los espías. De la información que le transmite nacen muchas de sus decisiones. Le hace llamar una vez que toma posesión de su despacho, entra solo con su imagen de caballero inglés portando un maletín de cuero al que debe tener mucho cariño por lo desgastado que luce, nunca utiliza el maletín oficial. 
- Señor Presidente, saluda con tono de respeto 
- Buenos días Tom, siéntate por favor. 
Tom Richardson elige la silla más a la derecha sentándose frente al Presidente. Abre con parsimonia su cartera y saca dos carpetas iguales de color azul oscuro con el escudo de la agencia en el centro. Entrega una a su Presidente, deposita su cartera en el suelo apoyada sobre la para delantera derecha de su silla. 
El informe semanal tiene tres partes, la primera es un análisis sobre las reacciones ocurridas en nuestros rivales tras la celebración de la Cumbre, seguida de otro informe sobre el incumplimiento de los acuerdos previos por parte de China y Rusia. La tercera sobre riesgos bélicos recomiendo analizarla con el Jefe del Estado Mayor quien espera en la sala anexa a que Vd le haga llamar. 
John asiente mientras abre la carpeta con aparente interés, en el fondo su cerebro le recuerda que Molly con toda su piel, totalmente desnuda, descansa en su cama a escasos cinco minutos andando de distancia. ¡Qué pereza! Con aparente interés comienza a seguir las explicaciones de Tom sobre la actividad posterior a la Cumbre en cada una de las potencias rivales. La entrada del General en el despacho le despierta de su letargo intelectual, hablar de guerra siempre entretiene un poco más. Tom con su noto monótono y la información tan extensa ha conseguido adormecerle, el General tiene un tono más alto, más enérgico y suele hacerle reír. 
- Señor Presidente 
- Buenos días General, pase y siéntese, por favor. 
Tom aprovecha para facilitar otra carpeta al Presidente y al General con información más detallada de carácter militar e inicia su argumentación. 
- Este informe muestra minuciosamente la disposición de tropas y el estado de las mismas a lo largo de la frontera China con Rusia. En los últimos meses hemos podido comprobar movimientos de tropas y armamento de manera ininterrumpida hasta conseguir dotar de un contingente de ataque muy bien preparado, esta información la recordará de pasadas reuniones. La novedad se ha presentado en el último mes, China sin encontrar razón aparente ha rebajado su presión militar en la frontera y ha retirado tropas y armamento pesado. 
- Seguramente Xiao Pi considera que Rusia tiene claro que el potencial de China, al menos, le iguala. No necesita más que aparentar para evitar una escalada con Rusia. Apunta John. 
- ¿Y las tropas que ha retirado, dónde se han dirigido? El General manifiesta su visión militar. 
- En la actualidad lo desconocemos, han sido capaces de diluir de nuestros sensores varias divisiones completas, es como si se hubieran volatilizado 
- Una división no se puede ocultar así de repente, más difícil es esconder varias. El General no se lo puede creer. ¿De cuánta tropa estamos hablando? 
- Trescientos mil con su armamento aéreo y terrestre. 
- Es imposible esconder semejante número de soldados y su equipamiento. ¿Sus agentes qué dicen? 
- Tenemos la sospecha que empiezan a mirar hacia el este 
- ¿Japón? Pregunta el Presidente 
- América, replica el General. 
Es la única explicación que encuentra por su convocatoria junto al Servicio Secreto. 
- Tom, necesito confirmación de esta información que no deja de ser una especulación poco fundada. John ordena sus ideas a toda prisa antes que el ardor guerrero de su General empiece a diseñar planes. 
- General, ¿Su servicio de inteligencia puede ayudar para comprobar la situación de las tropas Chinas y sus intenciones? El lunes próximo quiero verles a ambos aquí, de nuevo, con más información. Mi jefe de Gabinete se encargará de ajustar la agenda. Buenos días señores. 
Ambos salen del despacho con caras tensas. Disponen de poco tiempo para conseguir más información veraz. John no se conforma con suposiciones quiere pruebas y las quiere en cuatro días.  


Laura disfruta de su desayuno en soledad, el fútbol llamó pronto a Miguel eso la permite prolongar el tiempo para degustar su tostada, disfrutar de su café intenso y leer la prensa en su Ipad mientras el sol de la mañana acaricia su espalda. Hoy va a ser un buen día, ese sol de invierno incapaz de calentar la mañana ilumina el cielo de Madrid, la ciudad con más luz del universo. El cosquilleo del sol en su espalda la anima a olvidar la lectura y concentrarse en sus cuidados de belleza, un rápido vistazo a sus manos la convence de comenzar con sus uñas, el esmalte está un poco deteriorado por el trabajo con el ordenador durante la semana. Se levanta por su bolsita de cuidado de uñas, empapa una bola de algodón en disolvente para conseguir el milagro, frotar cada extremo de sus dedos y el esmalte rojo desaparece dejando ver la naturaleza perfecta de sus dedos, estilizados y armónicos. Dedica con parsimonia un minuto largo a cada extremidad. Su mueca feliz al terminar su trabajo confirma que queda satisfecha con el resultado. Decide que hoy no se los va a pintar, esta semana descansa de color, le gustan sus dedos sin la nota de color. 
Mientras repasa con el corta-uñas y la lima cada dedo su mente viaja a la velada de la noche anterior, se pasó la noche hablando con Adolfo. Un chico interesante con esa mirada de brillo melancólico, su voz la hipnotizó sin ser capaz de separarse de él en toda la velada. Algún comentario jocoso recibió de Ana, no quiso darle importancia, tampoco quiere reconocerlo, su cuerpo se lo recordó por la noche antes de dormirse se acordó de él, le gusta Adolfo. Le parece un hombre muy interesante. Despistado, amable con una conversación entretenida y unas manos muy bonitas, ella siempre se ha fijado mucho en las manos de los hombres. Manos fuertes, delgadas y afiladas como las de un pianista. Descubrió que se las cuida, detalle que no le pasó desapercibido. Sin ser guapo, atrae. Debe tener siete años más que ella, una buena diferencia de edad. Recuerda que comentó que es muy del Atleti y dejó en el aire poder coincidir alguna vez en el Metropolitano. No estaría nada mal, verle en acción animando al equipo. 
Sus tareas de embellecimiento la demandan, ahora es el turno de las piernas, repaso o depilación. El trabajo la aleja de sus recuerdos, su cabeza organizadora se centra en la comida de hoy y en el plan de la tarde.  La comida será sencilla, no tiene ganas de complicarse sabiendo además que Miguel vendrá magullado y cansado del partido. Muchas patatas fritas y un buen trozo de solomillo hará de Miguel el más feliz de la tierra. Tiene tiempo, hasta las dos de la tarde, toda la mañana para ella y sus sesiones de belleza. Su teléfono móvil descansa en el mueble de la entrada del piso, cada fin de semana se olvida de él, es su ejercicio mental para descansar de la dependencia que siente por él cada día laborable, el viernes por la tarde le castiga al ostracismo. No ve el mensaje que le envía Adolfo. “El sábado próximo Atléti-Valencia, tengo un abono libre porque mi hermano Pedro no puede venir, ¿Te apetece?”. Hasta el lunes no lo contestará. 


Iván pasea por el centro de Beijing, memorizando la disposición de los puestos de policía, los centros comerciales, las aglomeraciones de personas, el tráfico, el adoquinado del firme de los barrios cercanos al antiguo palacio. Realiza el primero de los muchos paseos que va a realizar en los sucesivos días y a diferentes horas para asegurar sus vías de escape para cuando realice su misión. La rodada de los coches oficiales sobre el pavimento de piedra anuncia la llegada de un nuevo convoy oficial. Los adoquines y la cercanía de la entrada oficial obligan a reducir la marcha de la comitiva, un fuerte dispositivo de seguridad vela por el Ministro que viaja en el interior del vehículo principal, situado en el centro de la comitiva. Los ojos entrenados de Iván no desaprovechan la escena, analiza los hechos hasta encontrar sus fallos y debilidades en la defensa de su protegido. No se queda mucho tiempo observando para no llamar la atención, sigue su marcha despacio hasta perderse entre el gentío, viste como uno más de los lugareños, es fácil mezclarse en la multitud. La vigilancia es bastante buena y eficaz, con pocas opciones para que un tercero siquiera pueda acercarse. Cambia de dirección para revisar la segunda ubicación posible para actuar. Andando se encuentra a quince minutos, el bullicio de la calle y los breves rayos de sol que se filtran entre la niebla le animan a seguir a pié disfrutando del ambiente. La segunda opción es una zona tranquila, sin apenas bullicio, se nota que es un barrio oficial, nota la sutil vigilancia con varios agentes de paisano con vestimenta de personal de mantenimiento, limpieza y jardinería. Demasiados agentes que habría que despistar con una buena atracción que les pusiera nerviosos y alerta. No cuenta con la posibilidad de camuflarse en la multitud, en este barrio esa salida no es posible. Las salidas del barrio son rápidas con varios accesos directos a autopistas rápidas. Sin parar de pasear, se dirige hacia la parada del autobús que asoma por la esquina del sur. Regresa a su base. 


Primer Consejo de Ministros tras el nombramiento de Li Nao, sus Ministros afines le muestran su enhorabuena de manera muy ostensible, se sienten ganadores y se anticipan un futuro prometedor. Cuando Li Nao acceda a la Presidencia, confían en ver colmadas sus ambiciones de poder y dinero. La entrada al salón de reuniones de Xiao Pi silencia a todos los presentes, dirigiéndose a sus posiciones asignadas, el Presidente saluda con una breve inclinación de cabeza a sus Ministros justo antes de sentarse en la silla preferente. El orden del día está completo, muchos temas que afectan a diversos ministerios, varias leyes fundamentales para el desarrollo de las comunicaciones, la flexibilidad a comunicaciones y redes sociales extranjeras y la ampliación del presupuesto de gasto militar de manera oculta entre varios Ministerios. Sus rivales americanos ya habían mostrado su preocupación, dos años atrás, al anunciar que el presupuesto de defensa de China alcanza el 1,9% de su PIB con crecimientos anuales superiores al 8%. El objetivo marcado por el anterior Ejecutivo de conseguir un ejército en 2050 capaz de ganar a cualquier nación es lo mismo que presumir que superar en armamento y potencia de combate a Estados Unidos y a Rusia. El objetivo no trasladado a la sociedad mantiene plazos muchos más cortos, 2030 es la fecha que tiene establecido el Gobierno chino para superar en capacidad operativa y de combate a sus rivales. En los inicios de 2020, China supera en un millón el número de soldados que moviliza su rival americano, aunque se mantiene lejos de la capacidad armamentista nuclear y convencional, los esfuerzos por incrementar la Armada y la aviación se hace notar con la botadura casi mensual de un nuevo navío o submarino. China está armada hasta los dientes. Lejos está la época que compraban armamento extranjero, ahora toda su inversión es propia. Un poder enorme en manos del Vicepresidente Li Nao. El dirigente menos templado del planeta con un ejército temible a sus órdenes. 

3.5.20

Un mundo nuevo. Capítulo 8

Capítulo 8
Olga contacta, a la hora convenida, con el Coronel Petrov en un encuentro breve y cifrado ha explicado muy claramente la misión que les encomienda, les exige movimientos rápidos, coordinados y disciplina en su ejecución. De la correcta definición y sus resultados depende su evolución en su carrera como agente. Se siente hastiada por mantener un papel secundario en la historia rusa, su ambición y anhelo siempre están en el camino del éxito y el progreso personal. Desea conseguir reconocimiento y recursos suficientes como para permitirse ascender en su carrera, por ahora ostenta el grado de teniente, insuficiente para cubrir su ambición. 
Su equipo de misión, incluye a una pareja que se hace pasar por matrimonio, Ira y Yuri ambos de la etnia nanái con rasgos orientales muy semejantes a los que puedes encontrar en esa zona geográfica. Ira (Irina) nació en Filaretovka, una pequeña aldea cercana a la frontera con Corea del Norte, situada a unos 360 Km de Vladivoskok. Yuri nació en Moscú, desconoce su origen pues fue criado por el estado en un orfanato militar, sus rasgos orientales definen su origen oriental. El tercer miembro del equipo, solo lo conoce Olga, entre ellos desconocen la composición del grupo. Se trata de Iván, entrenado en la lucha personal, armas y explosivos. Una máquina de matar. También de rasgos asiáticos, procede de Chitá en la Siberia Oriental. Hombre rudo y solitario, obediente y fiel. Silencioso y letal. El complemento perfecto para una misión. 
Olga coordina tras la llamada con Petrov, las instrucciones con ambas partes, el matrimonio debe viajar hacia Wuhan donde deben encontrar alojamiento para un par de meses por trabajo. Tienen de plazo, tres días, para preparar su viaje y sin levantar sospechas, una buena coartada que les justifique la ausencia de su localidad. También llama a Iván que debe dirigirse a Beijing con idéntico mensaje, localizar residencia para unos meses.  


El General Volkov se dirige en su coche oficial, precedido de otro vehículo de escolta, al Kremlin, acceden por la puerta principal en la Plaza Roja, antes de entrar el General, fiel a su costumbre, gira la cara hacia el mausoleo de Lenin. Es una costumbre que mantiene desde niño, no se adapta a los nuevos tiempos, si es que hay nuevos tiempos en su madre Rusia. Avanza sin oposición hacia el despacho del Presidente.  
Camarada Vasili
Pasa Volkov, pasa. 
En el momento que se cierra la puerta, se quedan solos ambos amigos. 
La fase dos del plan nevidimyy vrag 
¿Cuándo veremos resultados? 
No lo sabemos con seguridad, uno o dos meses
Mantenme informado de cualquier novedad 
¿Puedo ayudarte en algo más? 
Si te necesito, sé dónde encontrarte 
Si no ordenas nada más, Presidente, regreso al ministerio
Gracias, hasta pronto, amigo  
Vasili Ivanov decide levantarse de su sillón, se dirige a la ventana pensativo, sigue valorando la conveniencia para Rusia del arriesgado plan. Ya no puede echarse atrás, una vez lanzado es incontrolable. Su misión es evitar que relacionen el origen de la futura crisis con Rusia. Abre el cajón del escritorio para acceder a un teléfono cifrado con el que localiza a su sobrino con el que comparte nombre, tradición familiar, todos los primeros varones se llaman Vasili. 
Buenos días, tío 
Hola Vasili, tengo un recado para tu equipo 
Tus ordenes son bien recibidas
Destina sesenta millones de dólares de nuestros fondos reservados en Islas Caimán, utiliza varias tapaderas y paraísos fiscales, invierte en derivados apostando bajista en valores estratégicos para Estados Unidos, Alemania, Japón, China, Reina Unido con horizonte dos meses 
El mercado está alcista ahora mismo
Razón de más para encontrar precios baratos 
¿Puedo invertir con mis fondos? 
Debes, te harás millonario 
Así lo hacemos  


Marllow está concentrado con su grupo de asesores principales preparando su discurso del estado de la nación para dentro de tres días en el Senado. Con las noticias de los acuerdos comerciales firmados, las bolsas reaccionaron al alza junto con el optimismo de los ciudadanos y su popularidad. Un buen discurso sustentado en los pilares de su popularidad entre el electorado más tradicional le facilitará el primer impulso para conseguir la reelección. 
Debes dirigirte a tus electores, no a todo el país. Comenta Susan
Marllow se fía mucho de la intuición de Susan, casi siempre acierta con sus apreciaciones. Admite que tiene razón y aún así le gustaría hacer un discurso para todos los americanos, tiene muchas razones para presumir de buena gestión. La economía crece por encima de otros países desarrollados  y supera los indicadores de su antecesor demócrata, la amenaza terrorista ha disminuido y su presencia internacional ha disminuido el poder de sus rivales. Tiene mucho carisma. Desea que todos los americanos le amen. Sus rivales demócratas llevan dos años muy intensos provocando a la prensa para desprestigiarle y esa es la parte donde le da la razón a Susan. No tiene aún decidido el tono del discurso, hasta el punto que dispone de dos redacciones diferentes, una versión para cada estrategia. El gran día llega, las principales televisiones nacionales ofrecen el discurso en directo, más de cincuenta millones de estadounidenses le siguen en directo, es su momento, desea convertirse después de casi una legislatura completa en el Presidente de todos los norteamericanos. 
Elige el discurso durante el viaje en coche hasta el Capitolio, sus más directos colaboradores se enteran de cual es el elegido a partir de la cuarta hoja escrita de su alocución. En ese momento, todos corren, su trabajo es comentar con la prensa el fondo del discurso con la pretensión que los periódicos y noticiarios expresen en sus resúmenes las conclusiones que interesan a la Casa Blanca, minimizar las opiniones de los comentaristas afines a la causa demócrata. Venden que es el primer presidente de todos los norteamericanos, un hábil negociador que ha conseguido un entorno prometedor al subyugar a las naciones emergentes gracias a un nuevos acuerdo comercial beneficia la economía americana. 


A casa de Pedro, llega la primera pareja, la hermana de Ana, Carmen y su marido Juan. Ya se conocen de coincidir en eventos familiares, bodas, bautizos. Son majos. Carmen le cae muy bien, se parece mucho a Ana. Juan es serio, callado y tímido, compatible con el ánimo de Adolfo en esta época. Suena el timbre de la puerta, la última pareja, Laura su directora del Banco Comercial acompañada de Miguel. 
Hola, yo a ti te conozco. ¿Adolfo, verdad?
Hola Laura. ¡Qué pequeño es el mundo! 
Adolfo vuelve a sentir, aunque esta vez consigue dominar sus sentimientos evitando que sean percibidos por los demás, la cascada de sensaciones que vivió al conocer a Laura. Se domina. Ana con su especial radar, algo nota, sin darle importancia. Miguel el compañero de Laura sonríe mucho, es afable y habla con todos con naturalidad. Sin poder evitarlo, Laura y Adolfo comparten buena parte de la conversación durante la cena. Llamarlo merienda enseguida quedó olvidado ante semejante variedad de productos y vinos. Laura degusta el vino blanco, lo alaba en varias ocasiones. 
Lo ha traído Adolfo. Explica Ana a quien su radar le vibra más de lo acostumbrado. Llega a hacer una señal levantando su ceja derecha a su hermana Carmen. Un gesto de complicidad entre ellas para dirigir la atención ambas hacia Adolfo. Asienten ambas entre miradas de reconocimiento mientras escuchan la explicación de Miguel sobre su visión política, él totalmente abstraído del interés que levanta entre las hermanas la cercanía y la conversación entre Laura y Adolfo. 


Li Nao accede al edificio principal del gobierno, reconoce el terreno y sin querer demostrar ansia por asentarse en su despacho, desea acostumbrarse a su nuevo cargo cuanto antes. Saluda a sus nuevos asistentes, le acompañan sus habituales y aun así necesita nuevos colaboradores más avezados en los ritmos y protocolos de la residencia de gobierno. Accede a incorporar tres nuevos trabajadores aún sospechando que son espías en favor de Xiao Pi. Su sorpresa por su nombramiento sigue viva, reconoce la mano maestra de Xiao Pi al sorprender a todos, unir los diferentes bandos de opinión en el partido y controlar a su mayor opositor en la cercanía.