Mostrando entradas con la etiqueta novela. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta novela. Mostrar todas las entradas

20.2.22

Barro

 

­La lluvia golpea la plancha de uralita que protege el interior de las cuatro paredes improvisadas construidas con tablones engordados gracias a decenas de periódicos que fijados a la madera, crean una capa aislante adicional en un intento por conseguir un interior más acogedor entre tanta miseria. 

 

Las frías noches de principios de febrero son una dura prueba para conciliar el sueño. Apenas protegidos bajo cuatro mantas desgastadas por el paso del tiempo, la familia Ramos Flores descansa compartiendo jergón y calor humano.

 

El calor ajeno es el único método de calefacción conocido por Miguel, suele apretar su espalda todo lo que puede contra el pecho de Ana, su madre, que a su vez se tumba resguardada por el calor de su marido, Jacobo El aceituno. Alicia, su hermana pequeña cubre el pecho de Miguel completando la escena familiar con todos tumbados sobre su hombro derecho en una imagen que recuerda a una lata de sardinas. 

 

Las paradas de metro más cercanas están a unos veinte minutos andando por caminos gobernados por el barro y la suciedad. El poblado de madera, tela y chapa se desarrolló en pocos meses, cientos de inmigrantes huyendo de la miseria y el hambre depositan sus esperanzas por encontrar una nueva vida en el Madrid que centraliza los mayores recursos del Régimen. 

 

Veinte minutos de caminata en fila india aprovechando las huellas previas que a fuerza de insistir en la misma pisada consiguen secar el barro facilitando el paso de los vecinos que madrugan para buscarse el sustento en la ciudad. Miguel acompaña a Jacobo quien tira de un carro con un eje de ruedas donde transporta diversos recipientes con variedades de aceitunas, conservas vegetales en vinagre y altramuces cocidos. Recorre, con su carro, los mercados callejeros ofreciendo su producto. Tetuán, Ventas, Cristo Rey, Pueblo Nuevo, Latina y el domingo el Rastro. Los jueves y los viernes se enfrenta a casi tres horas de paseo hasta los mercadillos de Latina y Pueblo Nuevo, las estrellas le acompañan durante mucho trecho durante sus desplazamientos, regresando bien entrada la tarde. Cuando llegaron a Madrid, no tuvo más recurso que vender la mula que les había traído hasta la capital desde su pueblo en Badajoz, para poder comprar tablones, clavos y chapas e improvisar una vivienda provisional que quince meses después tiene toda la pinta de ser definitiva... 

31.10.21

Carrillera de cerdo ibérico al vino tinto

 



 

La cocina es una de mis aficiones que ha ido creciendo con el paso del tiempo. Desde el pasado mes de enero, fecha en la que me prejubilé después de casi treinta años dedicados en cuerpo y alma al banco, disfruto con enorme placer de mi tiempo en la cocina. No me refiero al tiempo de cocinado obligatorio que es cuando me toca encargarme de hacer la comida en casa. Me refiero a esos días que me otorgo para disfrutar de la cocina y hacer feliz a los demás degustando el fruto de mi trabajo.

 

Varios de mis lectores habituales, sobre todo, los que más me conocéis, me habéis pedido varias veces que escriba un libro de recetas. No es mi intención ya que no soy un creador de platos, me conformo con ser un seguidor, copiador y en ocasiones, versionador de recetas de mis admirados cocineros. Martín Berasategui, Pepe Rodríguez en alguna ocasión y frecuentemente Joan Roca. 

 

Mi pasión por la cocina la completo, junto con Misi, mi mujer; con la posibilidad de visitar una o dos veces al año restaurantes con estrella Michelin. No son pocos los que hemos disfrutado y tras las visitas siempre hay algún plato que trato de emular. Hemos disfrutado de manera pasional cada visita a Marín Berasategui (4), El Bohío (4), Paco Roncero, Coque (3), Azurmendi, Aponiente (2), Akelarre, Gaytán, Ramón Freixa, Dstage, El Club Allard (2), Lúa (3) y otros con la estrella asomando como Dos Cielos (4).

 

( ) Entre paréntesis las visitas realizadas cuando exceden de una.

 

En cada visita, aprendo y disfruto. Cada uno expresa a su manera e interpreta la mejor versión del producto de cercanía al que convierten en su especialidad y en la marca de la casa.

 

Me estoy enrollando, y todo para justificar mi artículo de hoy, voy a compartir una receta que versiono de Joan Roca. De mis imprescindibles, su Can Roca es la ausencia más llamativa de mi lista de restaurantes para visitar. He llegado a estar en lista de espera, sin suerte. Tiene tanto éxito que la reserva se realiza con un año de antelación y se agota en minutos. Ya lo conseguiré porque no voy a dejar de intentarlo. 

 

Receta:

 

Carrilera de cerdo ibérico con salsa al vino tinto

 

1.- Salmuera

750 ml de agua

75 gr de sal gorda de cocina

 

Remover con una varilla hasta disolver la sal en el agua.

Sumergir las carrileras en la salmuera durante veinte minutos.

Secar en papel secante de cocina y reservar.

 

2.-Infusionar aceite de hierbas

40 gramos de Aceite de oliva virgen extra

2 ramas de tomillo

2 ramas de romero


Utilizo dos métodos, el paciente que consiste en introducir las hierbas en una botella que rellenamos de aceite virgen de oliva. Dejamos reposar durante cuatro meses, moviendo la botella un par de veces al mes.

 

O el método inmediato, en una sartén calentamos aceite a temperatura suave, unos 90º C. Calentamos durante unos cinco minutos con las hierbas sumergidas en el aceite. Dejamos enfriar, colamos y este es el aceite que utilizaremos para marcar las piezas en el paso posterior.

 

3.- Cocinar las carrilleras

1 kg de carrileras (3 por comensal).

50 gramos de aceite infusionado de romero y/o tomillo.

pimienta.

dos cucharadas sopera de harina de trigo.

500 ml de agua (aprox).

 

Retiramos la fascia y otras telillas que tenga la carne con la ayuda de un cuchillo bien afilado.

Pimienta al gusto y pasamos por harina cada trozo para posteriormente marcar en la olla donde hemos puesto a calentar el aceite virgen de oliva o el aceite infusionado de hierbas. Marcar por ambas caras y reservar.

Una vez tengamos todos las carrileras marcadas, las incorporamos a la olla donde está el aceite y las cubrimos de agua. Dejamos cocer durante 40 minutos a fuego suave. Reservar las carrilleras en su propia agua.

 

4.- Salsa al vino

2 puerros limpios

2 cebollas medianas

3 dientes de ajo

1 chile (opcional)

2 zanahorias medianas y tiernas

150 ml de vino tinto (cuanto mejor sea el vino, mejor saldrá la receta) el mismo vino nos servirá para maridar el plato.

4 cucharadas soperas de aceite virgen extra o del infusionado anterior

sal

 

Cortamos las verduras en trozos pequeños (1 cm aprox.) pochamos en la olla con el aceite caliente, salamos y cocinamos hasta que se caramelicen. Añadimos el vaso de vino. Una vez reduzca el alcohol, apagamos el fuego y reservamos.

 

5.- Cocer la carrillera

Carrillera cocida (elaboración del punto 3 anterior)

Salsa al vino (elaboración del punto 4 anterior)

1 cucharada de postre de Pimentón dulce de la Vera

 

Volcamos la salsa sobre la olla donde están las carrilleras cocidas y su agua. Calentamos hasta que llegue a hervir y posteriormente bajamos el fuego a la mitad, durando cocer unos 20-25 minutos. Incorporamos el pimentón y dejamos cocer otros 5 minutos.

Sacamos las carrilleras y las reservamos en otro recipiente. Trituramos la salsa con una batidora de mano y calentamos en fuego medio hasta que reduzca. Cuanto más reduzca más concentrado de sabor tendrá la salsa y más densa. El punto definitivo va en gustos. A mi personalmente prefiero que pueda mojar pan sin empaparlo de agua. Rectificar de sal y pimienta si necesitase.

 

6.- Presentación

 

Me gusta acompañarlo de patatas fritas o sobre una cama de puré de patatas.

Carrilleras cubiertas por su salsa, adornada con alguna hierba que tengamos a mano o cebollino.

15.1.21

Así comienza mi nueva novela

 



Un hombre encuentra un cuerpo descuartizado sin cabeza

El Diario. Madrid, sábado 9 de enero de 2021


Un hombre de 30 años vecino de Aluche (Madrid) encontró anoche en un contenedor de basura de la calle de Valmojado el cuerpo descuartizado de un varón desnudo de unos 35 años años de edad, el cuerpo estaba dentro en una caja de cartón que había servido para transportar un televisor de gran tamaño, seguramente el regalo de Reyes de alguna familia cercana.


La policía, al abrir el paquete, encontró varias bolsas de plástico de color azul con diversos trozos del cuerpo, salvo la cabeza, las manos y los pies. Los agentes han ampliado el radio de búsqueda al resto de contenedores de la zona con la intención de hallar el resto del cuerpo, hasta ahora sin resultado. 


El cuerpo presenta dos profundas puñaladas en el pecho a la altura del hígado, parece que no son la causa de la muerte, al menos de manera inmediata. Según fuentes policiales, pudo ser asesinado entre las doce del mediodía y las cuatro de la tarde del pasado miércoles, día de Reyes. Se sospecha que fue arrojado al contenedor hacia las siete de la tarde, en esta época del año a esa hora ya ha  anochecido. 


La policía no ha encontrado a ningún vecino que haya presenciado algo pese a que para depositar ese paquete tan voluminoso y pesado se necesitan, al menos, dos personas. 


Un funcionario de la comisión judicial que acudió al lugar de los hechos indicó a los vecinos que el cadáver correspondía a un hombre de complexión fuerte, de unos 30-35 años y con estatura aproximada de 1,80. 


Se sospecha que los autores del crimen se deshicieron de la cabeza y las manos por ser elementos fundamentales para la identificación del fallecido.

14.6.20

Un nuevo mundo. Capítulo 12

El Coronel Petrov termina de repasar sus apuntes antes de partir hacia el Kremlim a primera hora del lunes, en la noche del domingo contactó con el General Volkov tras recibir los informes de sus agentes en Wuhan. Han contrastado la información por varias fuentes incluso la propia Olga Mamayev gracias a su identidad como la periodista Esther había podido hablar con tres medios chinos de comunicación. La noticia es cierta, una doctora del hospital de Wuhan ha sido sancionada y apartada del servicio tras anunciar que se estaban enfrentando a varios casos de neumonía provocados por un nuevo virus hasta ahora no conocido.Un coronavirus. Cifran el número de enfermos en varios centenares y con un índice de contagios muy acelerado. Un coche oficial le espera en la puerta para dirigirle directamente al despacho oficial del Secretario General. Vasili Ivanov le espera a las ocho y media en su despacho, en el mismo Kremlim coincide con el General Volkov. 
Buenos días Alexander 
Buenos días mi General 
Parece que nuestro plan empieza a dar sus frutos 
Me han actualizado datos esta mañana, parece que el número de enfermos se acerca al millar, China no tiene bien dotados sus hospitales, les faltan medios de protección y no encuentran la cura eficaz, van dando palos de ciego 
En gobierno chino no ha realizado ningún comunicado 
Su censura funciona con eficacia 
A diferencia de nuestra madre Rusia que con los años, hemos perdido eficacia en el control de las publicaciones
Nos hacen una señal, es nuestro turno para ver a Ivanov. 
Ambos se dirigen con paso firme y coordinado hacia el despacho presidencial. 
Camarada Vasili, habla el General, el plan avanza más rápido de lo que habíamos previsto. Nos confirman brotes de epidemia en Wuhan a niveles crecientes. Calculan nuestros matemáticos que en menos de quince días, tendrán una catástrofe sanitaria 
Catástrofe que taparán a ojos del mundo 
- De hecho ya han empezado, han silenciado a los médicos que han alertado a facultativos de todo el mundo, incluso han informado extraoficialmente a la OMS sin pasar por el gobierno chino 
A alguno le va a salir caro 
Tendremos que ser nosotros los que ventilemos su crisis de manera conveniente. 
Está previsto camarada Presidente, informa el Coronel, nuestro agente Olga Mamayev mantiene su cobertura como Esther Katz corresponsal israelí en China. Nada mejor que Israel para iniciar las noticias 
Excelente trabajo. ¿Respecto a la segunda parte del plan, qué me podéis decir? 
El agente está organizando el trabajo, en un par de semanas podrá ejecutar el plan 
Esperaremos, ahora lo importante es quebrar la imagen internacional de China. 
Ambos militares abandonan el despacho presidencial. Alexander Petrov sigue pensativo, el plan que afecta al agente Iván está muy verde y no le gustaría comprometer a su agente para evitar que le relacionen con Rusia, hablará con él directamente. Sabe que Olga le presiona para que sea en cuatro días. No quiere errores por precipitación. Le gusta pulsar la voluntad y el estado de ánimo de su equipo directamente, sin los filtros edulcorados de los responsables. 
Cada uno sube a su coche oficial y se pierden en el tráfico de la mañana en Moscú.  


Xiao Pi escucha preocupado las noticias que le llegan de Wuhan, nada menos que tres mil seiscientos nuevos enfermos en el día anterior, documentados por ingreso en hospitales, se desconoce el número de enfermos que están en sus casas. 
Estamos ante una epidemia que avanza de manera exponencial, expone el Ministro de Sanidad
¿Sabemos qué enfermedad es? Y ¿Su origen?, Xiao Pi se muestra preocupado
Solo especulaciones, varios médicos han comentado que se trata de un nuevo virus de la familia de corona. Es similar al SARS que nos asoló en 2002 y 2003. Parece que su velocidad de transmisión y su capacidad para extenderse son más altas en esta nueva versión vírica. 
¿Qué propone tu departamento? 
Aislar la población de Wuhan 
Hágase. Comunica con el Ministro de Información para reducir el impacto internacional.  


Iván recibe una llamada en su teléfono, es algo extraño, pues ese número solo lo conoce su responsable, Olga. Entra como número oculto. Duda si aceptar la llamada, le es muy extraño todo. Decide descolgar sin hablar para cerciorarse si puede ser el Ministerio de Seguridad del Estado (MSS) chino, en caso de que le tengan localizado debe desaparecer en minutos. Desliza el dedo hacia el botón verde de su pantalla y queda en silencio 
Al habla el Coronel Petrov, buenos días Iván. Esta llamada está cifrada y no puede interceptarse
¿Coronel? ¿En qué puedo ayudarle? 
Estoy informado que tu carrera se inicia en cuatro días ¿Tienes el entrenamiento necesario a punto? ¿Necesitarías más tiempo?¿Cómo te encuentras de seguro para realizar la carrera? 
No esperaba su llamada, mi Coronel. Estoy bien, de verdad. La carrera es muy complicada me estoy encontrando muchas dificultades que debo solventar 
No tenemos excesiva prisa, no podemos permitirnos fallos ¿lo sabes, verdad? 
Soy el primer interesado que salga todo bien 
Por supuesto, ¿realmente y dime la verdad, estarías más cómodo con unos días más para prepararte? 
Prefiero trabajar con tensión, me quedo con los cuatro días 
Si te lo piensas mejor, no dudes en comunicar con tu responsable que necesitas algún día más para controlar todos los riesgos 
A la orden 
Suerte Iván. 
Perplejo mira la pantalla de su teléfono, no se esperaba que le llamara directamente el número uno de la agencia. Está claro que esta misión es muy importante, sopesará sus posibilidades reales 

Tom Richardson ha terminado su reunión con los responsables de las áreas rusas y chinas, sobre la mesa infinidad de suposiciones, casos probables sin mucha información. Su sensación es que América se encuentra en inferioridad de información con China. Sus agentes en China no son de primera línea y tampoco se encuentran cerca de puestos clave, juegan con suposiciones más que con hechos. Es tarde para lamentarse y no tiene tiempo para reorganizar estos departamentos. Pide que le den acceso directo al mejor agente de inteligencia en China. Esa llamada será efectiva en un par de horas, mientras tanto repasa los informes que le han entregado llenos de suposiciones e imaginaciones.  Con este montón de papeles no puede ir a ver a Marllow, reconoce que la agencia mejor dotada del planeta no dispone de información veraz del gigante asiático. El responsable del área de Rusia, tampoco le puede confirmar comunicaciones entre Moscú y agentes en China. Un simple papel, sin asociar a ningún informe, llama su atención en su mesa desordenada. Un papel sin grapa y sin perforación para anilla, de un blanco perfecto, con una marca de haber sido apretada con fuerza en un extremo. Toma la hoja que le ha llamado la atención. Es un aviso de comunicación cifrada y oculta entre Moscú, probablemente en despacho de Petrov y un lugar céntrico en Beijing. Dos minutos entre número ocultos y sin identificar. Curioso. Solicita las coordenadas más probables del receptor de la llamada.

31.5.20

Un mundo nuevo. Capítulo 11




Tom Richardson tamborillea rítmicamente la pared con sus dedos de la mano derecha, desde el meñique hasta el pulgar, con ritmo cadencioso. Un gesto de impaciencia que no pasa desapercibido por Susan. Tom es un excelente profesional de los Servicios de Inteligencia, su ideario político más cercano a los demócratas no le impide trabajar sirviendo a su país y a su Presidente, aunque este sea Marllow. Sinceramente no le cae bien, le considera un charlatán poco preparado con modales chabacanos impropios a los que considera que deben ser apropiados para representar a todos los americanos. Le reconoce sus éxitos en la defensa de la economía de la primera potencia gracias a su capacidad de negociación y de sacar de su situación de comodidad a cada interlocutor. Situación que sabe aprovechar para ganar ventaja en cada negociación. El papel de Tom y los Servicios Secretos es fundamental para conseguirle información utilizada con habilidad por John en cada encuentro internacional. Desconoce para qué le ha llamado el Presidente, con tanta premura, sabiendo que estuvieron ayer reunidos. Susan le hace un gesto afirmativo, puede pasar al despacho oval. 
- Tom, saluda John acercándose a él afectuosamente.  
Richardson acostumbrado a sus saludos más fríos, acentúa sus sensores de defensa. Intuye que le va a pedir algo diferente y complicado. 
John Marllow le indica con el gesto que prefiere hacer la reunión en los sofás del centro de la estancia. Una vez sentados ambos cada uno en un sofá, enfrentados sin mobiliario entre ambos, el Presidente adopta una postura de cercanía, sentándose en el borde del asiento e inclinando su cuerpo hacia el jefe de los espías, su lenguaje corporal indica cercanía, importancia y confidencialidad. 
- Tom, gracias por venir tan rápido, ha surgido una oportunidad para nuestro país, me gusta contar con tu acertado criterio para valorar todas las posibilidades. 
- Haré lo que pueda, John 
- Ayer comentamos los movimientos de tropas del ejército chino, cómo nos ha sorprendido la capacidad china de mimetizar y ocultar de tantos miles de soldados y de equipos. Esta mañana a primera hora me ha llamado Ivanov para ofrecerme una colaboración entre ambas naciones para defendernos, coordinar sabotajes con el fin de reducir el poderío militar chino. Me propone informarnos al nivel personal entre Presidentes de todas las acciones que realicemos en China buscando realizar operaciones complementarias. 
Tom mantiene la mirada fija en su Presidente con el brillo lejano, está pensando, valorando. John le conoce, le permite analizar y valorar todos los aspectos, es por ello por lo que le es de tanta utilidad. Su cerebro analítico y lejos de los filtros de ideología es precisamente lo que más valora John de su colaborador. 
- John, evitaría fiarme de Ivanov. Ya nos ha demostrado en numerosas ocasiones que es poco de fiar. Le recomiendo no transparentar acciones realizadas en China. Respecto al movimiento de tropas, ya estamos trabajando en el terreno con nuestros agentes, en el momento en que tengamos datos concretos se los haremos llegar. Puedo entender la preocupación de Ivanov tras el ascenso a la vicepresidencia de Li Nao, ferviente y reconocido belicista quien de iniciar un conflicto comenzaría con Rusia con quien comparte miles de kilómetros de frontera. 
- Nuestros agentes en China ¿a qué se están dedicando? 
- Tenemos equipos de información básicamente. Nos facilitan movimientos, estrategia tanto militar, como política y empresarial. Nos anticiparon de situaciones comprometidas con el plagio de nuestro avión de combate, de su versión casi idéntica del iphone y de los movimientos de oposición política en Hong Kong. Disponemos también de un equipo operativo dormido y de otro, vigilado por los Servicios Secretos chinos, en la embajada. Mucho menos de lo que tenemos en Rusia o en cualquier otro país. Estamos en situación de inferioridad. 
- Si tú fueras Ivanov, ¿Cuáles piensas que serán sus primeros pasos?
- Eliminar a Li Nao y echarnos la culpa a nosotros. Enredar con los manifestantes de Hong Kong y sabotear sus satélites de comunicaciones. 
- Sin duda, tienes razón 
- Y ¿Cómo reaccionará Xiao Pi si matan a su Vicepresidente? 
- No me sorprendería que Xiao Pi haya ascendido a Li Nao con el único objetivo que eliminar su influencia. Aparentemente se mostrará enfadado, en realidad estará encantado de no tener que compartir poder con una estrella emergente que en pocos meses le quitarían de en medio. 
- Avisar a los chinos de nuestras sospechas no parece lo más aconsejable, aunque sí deberíamos asegurarnos que una vez actúe Rusia todos los indicios apunten claramente a Moscú. 
- Ya tienes encargo para tu Agencia, debemos localizar y vigilar a los agentes rusos en china para asegurarnos poder dejar evidencias claras que se trata de un ataque ruso. 
- Imagino que los agentes de Ivanov fabricarán un relato con pruebas para incriminar a América 
- Razón de más para anticiparnos 
- Me pongo en marcha, ¿ordena algo más? 
- Espera, no te vayas. ¿Cómo lo hará Rusia?¿Cómo matarán a Li Nao?
- Lo tengo que pensar, lo más probable será simular un accidente, debo analizarlo con mis expertos en Rusia y en China. Cuando tengamos una hipótesis, se la hago llegar 
- Gracias por todo Tom y por venir tan rápido. 

Tom sale de la Casa Blanca en su coche oficial, se mantiene pensativo, su mirada perdida analiza la conversación mantenida con su Presidente. Olor a crisis mundial, peligro de guerra, China ha entrado en el corral como el tercer gallito, muchos gallos para tan pocas gallinas. Toca prepararse para la guerra para evitar el conflicto. Convoca desde su smartphone una conferencia para media hora más tarde con los responsables de Rusia y China. Avisa también el jefe de operaciones de la Agencia. El encargo es complejo, difícil y en un país donde no es fácil pasar desapercibido, los chinos se fijan mucho en sus vecinos. El tráfico en el centro de la capital le permite llegar al edificio principal de la Agencia en menos tiempo de lo acostumbrado. Tiene quince minutos, antes del inicio de la conferencia, para centrar sus ideas. 

Iván ha conseguido una pequeña furgoneta con el cajón cerrado y rotulado igual que las utilizadas por la compañía eléctrica. Observó que es bastante habitual que esas furgonetas permanezcan en el mismo sitio estacionadas durante un par de semanas, tiempo suficiente para darle cobertura. La tiene a ciento cincuenta metros de la residencia oficinal de Li Nao, le permite realizar un seguimiento de la vida en el barrio y de las costumbres del Vicepresidente. Es hombre muy regular en sus rutinas, propio de su condición militar. A la misma hora sale de su domicilio para dirigirse a Palacio, le espera siempre el mismo coche oficial conducido por el mismo soldado, aparentemente no cuenta con escolta. Sin embargo, dispone de vigilancia de protección, reconoce a un jardinero y a un conserje que todos los días franquean la calle en cada extremo, sus complexiones físicas y sus posturas le dicen a Iván que se trata de soldados entrenados. Sin embargo, en el trayecto hasta el palacio no ha podido localizar ningún refuerzo similar. A las seis de la tarde regresa puntual el Vicepresidente en el mismo coche con la misma compañía, en ese momento no se divisa al jardinero, el conserje curiosea por la calle desde unos minutos antes. Un soldado armado con un subfusil le recibe en la puerta de su domicilio. Tiene seguridad en el edificio. Analizará el trayecto del coche oficial para detectar puntos débiles en su seguridad. Tras una larga semana en el interior de la furgoneta, decide salir a estirar las piernas, vestido con un mono de trabajo de la compañía de electricidad, recorre un centenar de metros en dirección contraria a la vivienda vigilada. No ve nada extraordinario. Regresa a la furgoneta, se sienta en el sillón del volante y marcha para buscar un nuevo aparcamiento para continuar la vigilancia del trayecto diario de su objetivo. Cada noche a las ocho envía por mensajería del teléfono su informe diario explicando a Olga mediante fotos actuales que sigue con su trabajo. El día que tenga previsto actuar se lo notificará enviando un vídeo de tantos como circulan en las redes sociales. 

Ira y Yuri han sido destinados por Olga a la ciudad de Wuhan, ambos mantienen su imagen de matrimonio joven sin hijos. Les formaron como enfermeros en la academia militar, les han dado títulos oficiales chinos de enfermería y con ellos tienen nuevo empleo en el hospital general de Wuhan. Su labor en informar de la evolución de una nueva enfermedad, desconocen de qué se trata y sus síntomas. Durante su primera semana en el hospital se hacen conocer y se relacionan con sus nuevos compañeros de igual manera que haría un nuevo al entrar a trabajar en un nuevo centro. Similar a Iván, envían diariamente a Olga una foto por el WeChat, el Whatsapp chino. El día que evidencien noticias, deben enviar un vídeo que será la señal para que Olga se ponga en contacto con ellos.  


Adolfo regresa a su tienda con paso lento, saboreando cada bocanada de la fría mañana, sin parar de sonreír, saluda a varios vecinos con los que se cruza, les conoce a casi todos según la fecha y su costumbre compran alguna de las flores propias de la celebración. Rosas el Día de la Madre y en San Valentín, ramos variados los mismos días y en el último miércoles de cada mes, día de la ofrenda a la Virgen del barrio, muchos crisantemos el primero de noviembre y eso que la costumbre se ha ido relajando cambiando estos por claveles, más variados y más económicos. Siente un cosquilleo cada vez que ve a Laura que le invita a repetir, la ha ofrecido comer juntos al mediodía, será mañana porque hoy tiene comité y parece algo importante. Observa en la puerta de la tienda a Juan Pedro su becario de Fundación Oxiria, pobre chico, le está esperando pacientemente. 
- Buenos días Juan Pedro. Al chico le gusta que le llamen por su nombre completo, nada de Juan a secas, ni JuanPe, ni nada por el estilo. 
- Pensé que estabas enfermo y no ibas a venir. Te he llamado a tu teléfono y no me has contestado. 
Revisa su móvil y asiente con la cabeza. 
- Disculpa, no lo he oído, vengo del banco y me he entretenido un poco. Vamos a abrir y a preparar la tienda que hoy es día grande con la Virgen.  


El coronel Alexander Petrov localiza a Olga, quiere hablar con ella, el General Volkov les está apremiando, considera que los preparativos para la operación se están demorando en demasía. Quiere resultados pronto. La desaparición de las tropas chinas ha puesto muy nerviosos a los mandos militares rusos. Nadie se explica cómo pueden desaparecer trescientos mil soldados y todo su armamento. No consiguen localizar las tropas, ni interceptar comunicaciones militares, los satélites militares rusos, un tanto desfasados, no les facilitan imágenes concluyentes. 
- Esther. Mantiene su tapadera de periodista israelita, ¿cómo está tu primo?¿Se encuentra bien tu tío, cómo va de su enfermedad? 
- Está cuidando de su padre, se teme lo peor en unos días 
- Espero que se alivie cuanto antes y deje de sufrir
- Hace lo que puede por darle calidad de vida extremando sus cuidados 
- Deseo que sea rápido por el bien de todos. 
Luego cambian de conversación sobre aspectos periodísticos con tal de mantener la cobertura de su agente. Olga entiende el mensaje y envía un mensaje por WeChat a Iván, la imagen de un chico corriendo. Es suficiente. En segundos recibe la respuesta. “La carrera será en 4 días”

25.5.20

Un mundo nuevo. Capítulo 10



Ivanov descuelga su teléfono seguro, mantiene el color rojo elegido por los mandatarios de la extinta Unión soviética. Sobresale entre el resto de aparatos de comunicación. Pulsa la tecla 1 tres veces y espera con paciencia mientras repasa en su reloj de muñeca la hora local, las cuatro de la tarde en Washington son las nueve de la mañana. Conoce la rutina de su homólogo americano. A las ocho y media trabaja en el despacho, sus fuentes le han confirmado que tiene la agenda apretada desde las once de la mañana, ahora está libre de compromisos. Tres tonos después, Marllow descuelga animoso. 
Buenos días, Vasili, buenas tardes para ti  
Buenos días John, espero no molestarte  
Sabes tan bien como yo que hoy tengo una mañana tranquila.  
Desconozco el significado de esa palabra, tranquila. Nunca he experimentado esa sensación, debe ser desconcertante no preocuparse por nada ni tener que tomar decisiones 
Te noto muy filósofo esta mañana, ¿En qué puedo ayudarte? 
No te llamo para solicitar ayuda, te llamo para proponerte una alianza - ¿Alianza? 
Sí. Creo que a ambas naciones les interesa que seamos socios 
Venga, dispara 
¿Cómo interpretas la desaparición de divisiones enteras que se mantenían cerca de la frontera con Rusia? 
Desconcertante, al menos 
Desde Rusia llevamos mucho tiempo vigilando sus movimientos en la frontera, en ocasiones hemos llegado a pensar en intervenir en legítima defensa ante la amenaza más que evidente de su disposición a lo largo de la frontera. 
Me imagino. Hemos seguido los acontecimientos, seguramente con menos interés que vosotros y también nos ha sorprendido tanto movimiento de tropas en la frontera como la desaparición de esas divisiones con todo su armamento. ¿Qué propones? 
Compartir información e interferir en China de manera coordinada, combinada o complementaria, igual me da. Con el fin de neutralizar la amenaza. 
Parece que la amenaza más real es contra Rusia 
En un primer momento, sin duda. Coincidimos que los chinos son insaciables 
Coordinar esfuerzos nos cuesta demasiado y debemos dar muchas explicaciones, recuerda el ejemplo de Siria. Propongo realizar acciones desestabilizadores que se complementen. De esta manera, actuaremos dentro de nuestras habituales toma de decisiones. En apariencia se tratan de acciones sin relación alguna y siguiendo patrones de intereses patrios individuales. Deberíamos ponernos ambos en común las acciones una vez al mes para valorar la escalada o no de acontecimientos 
Brillante, John, así lo haremos.
Tras colgar, Vasili no puede evitar sentir un frío descendente por su espalda. La coordinación mutua depende mucho de la capacidad de apertura de información que demuestre cada líder. Sabe que la franqueza no es el fuerte de John Marllow. Y de él, tampoco. En el fondo, hagan lo que hagan ambos, molestarán y mantendrán ocupados a los chinos. En el fondo es el objetivo, obligar a China a dedicar recursos y tiempo para defenderse es un manera de retrasar su expansión. 

John Marllow cuelga el teléfono y se mantiene pensativo, aparentemente Rusia teme a China. Eso bien llevado puede ser una oportunidad para América. Sus más serios rivales enzarzados entre ellos. Hablará con la Agencia, una idea empieza a alimentarse en su cerebro. Anota unas breves notas de la conversación entablada con el dirigente ruso, sin conclusiones ni ideas adicionales. Solo escribe los hechos como lo haría un historiador, evitando dejarse influir por el ambiente. 
Aprieta el interfono para solicitar la presencia de Susan, comprueba por su reloj que tiene media hora antes que la agenda decida su día. 
Hola Susan, ponme con Tom Richardson quiero hablar con él en privado en un hueco que me fabriques hoy 
Estuvo ayer aquí 
Lo sé, los temas que tenemos que tratar no se despachan por teléfono, que venga. ¿A qué hora le decimos? 
A las 13:30 decide Susan tras consultar la agenda presidencial, tenemos quince minutos antes de prepararnos para la comida con veteranos de guerra 
¿Veteranos?¿De qué guerra? 
Me temo que de todas. Son diecisiete veteranos. Solo será un pequeño discurso, un brindis y un par de fotos. Media hora, cuarenta minutos. Después le preparamos la comida en su residencia 
Bien, avisa a la primera dama 
Está avisada 
¡Qué grande es! 

Susan lleva tantos años al servicio del Presidente que conoce el significado de tan buen humor en John. En el fondo lo que peor lleva es la distancia física de su Molly. Cada reencuentro es un bálsamo para John y para el mundo, de manera indirecta. Después de cada contacto matrimonial, las decisiones de Marllow son más pausadas, lógicas y certeras. Hoy va a ser un buen día para América.  

Laura termina la reunión a primera hora de la mañana con sus compañeros de sucursal, descubre en la puerta esperando a que sea la hora de abrir el servicio a Adolfo que la sonríe desde la calle esperando un poco de compasión para dejarle pasar sin esperar los cinco minutos que faltan para la hora establecida. Laura consulta a sus compañeros y la situación de seguridad de la caja con el dinero ya guardado en los servidores y en el cajero automático. Se dirige a la puerta y deja pasar a Adolfo. De manera muy profesional le guía hasta el despacho, una vez dentro y lejos de las miradas del resto, le saluda con un par de besos. 
¡Qué madrugador! ¿Necesitas algo? 
He venido para firmar los contratos de los que me hablaste 
De acuerdo, siéntate mientras los imprimo. Tengo un buen recuerdo de la cena en casa de Ana. No sabía que sois familia. Me lo pasé muy bien 
Y yo, estuvimos hablando toda la noche, dejamos un poco de lado a los demás, no sé si fuimos descorteses y tu marido ¿no se enfadó? 
No es mi marido y no tiene por qué molestarse, ni se enteró
Mientras la impresora va expulsando con ritmo cadencioso las numerosas hojas de los contratos, Adolfo le recuerda a Laura la posibilidad de asistir al partido del sábado frente al Valencia 
Me encantaría, claro que sí. Yo llevo los bocatas 
De acuerdo, ¿Cómo quedamos? 
- Ya hablamos esta semana. ¿Dónde vives tú? 
A cinco minutos andando de aquí, este es mi barrio 
¿Y como vas habitualmente al Metropolitano? 
En metro, es lo más cómodo 
Si te parece, podemos quedar aquí en el metro, yo aparco en mi plaza del trabajo y vamos juntos 
Perfecto, así continuamos la conversación 
Vale, mira ya están todos los contratos con la oferta reflejada. Firma aquí y aquí. ¿No los lees? 
Ya he leído la sinceridad en tus ojos, eres de fiar, no necesito leer tanto papel para que me diga que yo me obligo y el banco me puede. 
Tras la marcha de Adolfo, no puede evitar sonreír al notar que su olor se queda en la mano y en la cara tras los besos en las mejillas. Ay, ay, ay, Laurita, que te gusta el florista.